Aparecen entre devastadoras gotas de silencios
los viejos fantasmas que dormían entre las teclas del piano,
donde yo me sentaba en las tardes de verano enardecido
a escuchar tus notas de bailarina rota…

En clave de mí 8: melancolía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *