El mundo y yo, dos extraños
que permanecen eternamente ajenos,
sobreviviéndonos,
quemando naves en los altares sagrados
donde fenecen nuestras hazañas,
cediendo terreno a la destrucción de complacencias;
el mundo y yo en común
solo tenemos los días sombríos,
la moneda que lanzamos jugándonos el equilibrio
en ese tira y afloja de la existencia.

El mundo y yo por fin juntos,
de la mano hacia la misma locura
que nos condena.

El mundo y yo

2 pensamientos en “El mundo y yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *