Poesía

El mundo y yo

Cuando era jovencita quería que el mundo cambiara, luego lo quise cambiar yo y ahora el mundo me quiere cambiar a mí. Me niego. El mundo y yo, dos extraños que permanecen eternamente ajenos sobreviviéndonos quemando naves en los altares sagrados donde fenecen nuestras hazañas, cediendo terreno a la destrucción de complacencias; el mundo y …

En algún lugar…

Desde mi torre de marfil yo los contemplaba en la distancia, me fascinaba su hipnótico embeleso ocultando ignotos placeres que yo ansiaba conocer, placeres de tierra, fuego y agua que se entremezclaban en mi fértil imaginación aún intacta. Mientras pensaba en ellos su imponente seguridad me reinaba ajena sucumbiendo a un mundo dulce y extraño …

Nocturna

Borbotea la noche efervesciendo esperanzas, relegando quehaceres, sorprendiendo quimeras. Un paraíso de algodón y seda se va apoderando despacio, muy despacio de mí calmando mis ansias Vuela una presencia de azúcar en el misterio de una noche sin luna y tu recuerdo; Extraño, como extraño aquel aire embelesado que llenaba en otro tiempo desvaríos nocturnos …